COMO PLANTAR UNAS LECHUGAS

 

 

Siembra: tenemos dos opciones a la hora de comenzar en el cultivo de la lechuga, sembrando nosotros mismos las semillas o bien adquiriendo plantones. Podemos sembrar la lechuga prácticamente en todas las épocas del año.

Si empiezas desde la semilla ten en cuenta que no debes enterrarlas a demasiada profundidad porque dificultaría la germinación. No las entierres a más de 4 milímetros. Las semillas de la lechuga se pueden sembrar directamente o preparar semilleros, normalmente esta segunda opción es la más favorable y la más usada. Deja entre 30 y 50 centímetros entre semilla y semilla, dependiendo de la variedad de lechuga que cultives, para que éstas tengan suficiente espacio para desarrollarse plenamente.

Trasplante: una vez que nuestras plántulas han desarrollado entre 7 y 10 hojas, ya podemos ir trasplantándolas a su lugar definitivo de cultivo.

Sustrato: la lechuga es una planta hortícola que requiere de suelos ricos en materia orgánica y que tenga buena profundidad para que las raíces tengan espacio para crecer correctamente.

Luz: a pleno sol, en zonas muy calurosas podría estar en sombra parcial durante las horas más calurosas del día.

Clima: esta planta se adapta bien a diferentes tipos de clima. Puede aguantar temperaturas de 5ºC, aunque la temperatura óptima está entre los 12 y los 20 ºC. Con temperaturas más altas la lechuga tiende a espigarse y a dar flores y semillas.

Riego: en general, las lechugas necesitan de riegos periódicos y frescuentes, por lo tanto, los suelos deben tener buen drenaje y ser ligeros. La tierra debe mantenerse ligeramente húmeda de forma constante. Evitaremos los encharcamientos.

Plagas: los caracoles y las babosas o limacos son las plagas más comunes que pueden sufrir las lechugas. Lee cómo prevenirlas y combatirlas de forma ecológica en este artículo, este y este otro.

Rotación de cultivos: para prevenir plagas y enfermedades, en sucesivos años en los que sigas cultivando lechugas, cambia la ubicación de éstas y cultívalas en zonas donde previamente has sembrado hortalizas de fruto o de raíz.

Cosecha: dependiendo de la variedad y de las condiciones de cultivo, en un periodo aproximado de 30 a 60 días ya podremos degustar unas riquísimas y nutritivas lechugas en nuestra mesa.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s